Archivo | ARTÍCULOS RSS feed for this section

Alerta sanitaria: gluten no declarado en manzanilla

19 Jul

Antes de marcharme de vacaciones os quiero dejar este interesante artículo que acaba de publicar SEICAP sobre el etiquetado de un producto muy utilizado por todos y que puedo producir alergias importantes si se desconoce esto.

Como siempre espero que os guste y nos vemos a la vuelta, os deseo que disfrutéis de vuestro tiempo libre.

Aviso de la AESAN referente a la presenciagluten no declarado en el etiquetado, en manzanilla COMPAÑÍA DE INDIAS .

Reproducimos nota de la AESAN
Asunto: Expediente: ES2013/095 – PRESENCIA DE GLUTEN NO DECLARADO EN EL ETIQUETADO DE MANZANILLA PROCEDENTE DE ESPAÑA
En relación al asunto de referencia, por parte de esta Agencia nos  dirigimos a ustedes para informarles que se ha recibido, a través del  Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI), una  notificación de las Autoridades Competentes de la Comunidad Autónoma de  Castilla y León, relativa a la presencia de gluten no declarado en el etiquetado, en manzanilla COMPAÑÍA DE INDIAS del lote: 316040810805, fecha de consumo preferente 04/2016. La notificación se inició como consecuencia de un Control oficial en un  minorista resultado del Programa de control de alérgenos y sustancias  que producen intolerancia, llevado a cabo por la Dirección General de  Salud Pública de la Consejería de Sanidad de esta Comunidad Autónoma. . El proveedor del producto es un establecimiento de España ubicado en la Comunidad Autónoma de Cataluña. Por el momento no se conoce la distribución, procediéndose a informar de estos hechos a las Autoridades Competentes de las Comunidades Autónomas a través de  la Red de Alerta Alimentaria nacional (SCIRI) y solicitando a las  Autoridades competentes de la Comunidad Autónoma donde se ubica el  establecimiento proveedor que nos facilite la información relativa a la  distribución, medidas adoptadas y destino final de los productos  localizados. No obstante, y como medida de precaución, se recomienda a  aquellos consumidores intolerantes al gluten, que pudieran tener el  producto anteriormente mencionado en sus hogares, que se abstengan de  consumirlo. Asimismo, se les comunica que esta información esta disponible en la página Web de AESAN, en la siguiente dirección: http://www.aesan.msc.es/AESAN/web/alertas/seccion/alertas_alergenos.html Lo que se comunica para su conocimiento.

EVITAR LA DERMATITIS ATÓPICA QUE SALEN CON LAS PISCINAS

16 Jul
Con la llegada del verano y las piscinas, es muy común,  que la piel los niños alérgicos empeore, con lo que yo recomiendo que os bañéis en la playa, ya que el agua del mar contiene yodo y además de calmar, cura las posibles heridas que tengáis en la piel. Os dejo un artículo de la página web serPadres.es donde podéis encontrar algunos consejos para evitarla.
La dermatitis atópica es un problema de la piel que suelen padecer los bebés durante los primeros meses de vida. Es muy molesto porque el peque siente mucho picor e incomodidad. Toma nota de estos trucos para aliviar la dermatitis atópica.

La dermatitis atópica suele manifestarse en los primeros meses de vida del bebé. Comienza con unas placas rojizas que se cubren con escamas blanquecinas. A menudo se infectan, pues el niño, incapaz de soportar el picor, tiende a rascarse y provoca grietas, costras…Las lesiones aparecen esporádicamente y, aunque pueden remitir con facilidad, la recaída es casi segura.

Cómo se trata

  • Cuando los brotes son intensos, la dermatitis se trata con cremas con corticoides.
  • Los dermatólogos son muy cautos con estos fármacos, porque su abuso puede producir efectos secundarios, en especial atrofia de la piel.

Consejos para evitar la dermatitis atópica

  • En las prendas de vestir habrá que evitar los tejidos artificiales y optar por los naturales, como el algodón o el hilo.
  • La lejía y el suavizante no son nada aconsejables, como tampoco lo son el exceso de calor, la sequedad ambiental, el contacto con animales domésticos o la exposición prolongada al sol.
  • Una de las causas principales en verano es el cloro de las piscinas.
  • Estudios recientes constatan la relación entre la dermatitis atópica y el padecimiento de asma. Conviene valorar la historia alérgica familiar y extremar las medidas contra cualquier tipo de alergia.
  • Algunas investigaciones revelan que otro de los desencadenantes de la dermatitis atópica es la dureza del agua, que se mide por su riqueza en minerales, sobre todo calcio y magnesio. En las zonas donde existe mayor proporción de minerales, hasta un 17 por ciento de los niños acusan síntomas de eccema. Este porcentaje se reduce hasta el 13 por ciento en regiones de aguas blanda

Riesgos del verano: Los pediatras alergólogos alertan

12 Jul

Hoy os quiero dejar este interesantísimo artículo de la Asociación de Alérgicos SEICAP.

Los niños alérgicos deberían llevar un botiquín de rescate en vacaciones. Los descuidos más frecuentes al ir de viaje tienen que ver con la medicación y la alimentación, según los pediatras alergólogos. Muchos niños pasan parte del verano en campamentos sin monitores formados.

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergia y Asma Pediátrica (SEICAP) advierte de los riesgos que asumen los niños en vacaciones como el olvido de la medicación de rescate, exponerse a alimentos nuevos o con ingredientes desconocidos o alojarse en ambientes con alérgenos u otros tóxicos. Por ello ha incluido un listado de consejos a seguir en su web: http://www.seicap.es/.

El botiquín de rescate de un niño alérgico debe componerse de “antihistamínico, en el caso de los niños con rinitis o conjuntivitis; el inhalador, en el caso de los asmáticos;  y el antihistamínico, el corticoide o la adrenalina autoinyectada para alérgicos a alimentos, látex o picaduras de abejas o avispas”, indica el doctor Carles Lucas, del Grupo de Trabajo de Educación Sanitaria de SEICAP. Los síntomas que pueden producirse tras entrar en contacto con el alérgeno son “urticaria, angioedema, asma, rinitis, conjuntivitis, síntomas digestivos o reacciones de anafilaxia”, enumera el doctor. Este especialista recomienda llevar también la receta del tratamiento por si fuera necesario por los controles de seguridad en los aeropuertos.

Es el caso de los campamentos, cuyo personal “necesita más formación en alergias infantiles y protocolos de actuación a seguir en caso de emergencia”, advierte. En ellos, al igual que pasa en el buffet de los hoteles, hay que prestar atención a las comidas, dónde pueden aparecer alimentos desconocidos o ingredientes ocultos. Ante eso, “lo mejor es que alguna persona no alérgica lo pruebe antes y tener información de lo que incluye cada plato y del tipo de alergia que tiene el niño”, añade.

Según datos de la SEICAP, uno de cada cinco niños tiene alergia, uno de cada diez es asmático y entre el 3 y el 8% tienen alergia a alimentos, cifras que aumentan cada año. Otra de las precauciones que deben tomarse durante las vacaciones de verano es la de viajar a ambientes contaminados. “Estos pueden ser perjudiciales para los niños con problemas respiratorios. Es importante buscar un ambiente limpio y que no tenga demasiados objetos que puedan acumular polvo, como las moquetas, sillones, etc. También es importante tomar precaución en ambientes húmedos como vestuarios de piscinas donde pueden aparecer hongos “, aconseja el doctor Lucas.

Campamentos educativos

La información del tipo de alergia del niño y el conocimiento de las medidas a seguir en caso de reacción son fundamentales y deben proporcionarse “tanto a los padres, como a familiares y al propio niño”, indica el doctor Lucas. Los campamentos educativos para niños alérgicos enseñan a los menores a convivir con una alergia. “En ellos les enseñamos, a través del juego, autocuidados y desmitificamos algunas ideas que pueden influir en la calidad de vida de los pacientes”, comenta.

La SEICAP trabaja durante todo el año por “promover programas educativos e iniciativas tanto para los niños alérgicos como sus familias y la sociedad en general que permitan un mejor conocimiento de las enfermedades alérgicas, su prevención y tratamiento y así poder mejorar la calidad de vida de sus pacientes”, explica la doctora Ana María Plaza, presidenta de la sociedad. Uno de los objetivos más importantes de los pediatras alergólogos es conseguir que el niño “no sienta que vive en un mundo aparte y que puede realizar las mismas actividades que los demás”, añade la doctora.

Ezcema atópico

8 Jul

Hoy os contaré como pudimos superar los ezcemas crónicos que mi hija mayor tuvo.

Durante dos largos años, tuvimos que estar muy pendientes de que Cristina no se arrascara las piernas, tenía una irritación crónica , que no la dejaba ni dormir. Se le formaron heridas tan grandes como el tamaño de una mano y que además le supuraban constantemente. El picor era tan grande, que le vendábamos las manos muchas noches, para evitar que se hiciera más daño, pero la pobre mía no lo podía soportar, sobre todo en las épocas de cambio de estación. Para aliviar ese picor intenso, teníamos que recurrir a medicamentos que la calmasen para dejarla más dormida y a cremas con corticoides, los cuales no me gustaban nada. Pero con la constancia y el cuidado necesario conseguimos quitarle dicha irritación crónica.

La mejor fórmula, el agua del mar, el yodo de la playa y las sales propias del agua la curaban en dos días, esa era la época que me mejor se encontraba.

Siguiendo con los consejos a tratar con el cuidado de la piel atópica os dejo otro artículo sacado también de la página web de LA ROCHE POSAY, donde nos explica como cuidarla.

Ezcema atópico: cuando la irritación se vuelve crónica

El ezcema atópico, también llamado dermatitis atópica, es una condición crónica y alérgica que se manifiesta a través de la aparición de rojeces y picor. Restaurar la función barrera de la piel es fundamental para su tratamiento.

Síntomas

Una piel ” extraña y diferente”

El eczema atópico cursa con una piel muy seca, que sufre irritación y picor. En las zonas donde aparece el eczema la piel está enrojecida, es rugosa y descamante. La irritación constante, las molestias y la sensación de tener una piel “extraña y diferente” lo convierten en un problema importante. Cuando afecta al rostro, la calidad de vida y las relaciones sociales se ven particularmente comprometidas.

Orígenes

Una afección crónica bajo control

El ezcema atópico, crónico y alérgico, se produce en aquellas personas con una predisposición genética para esta afección. Debido a que estas pieles tienen menor cantidad de lípidos, la función barrera protectora de la piel se altera. Resultado: la piel es más vulnerable  a la irritación y a los alérgenos. Los ácaros del polvo, el polen, los animales y la contaminación son elementos externos que pueden agravar los síntomas de esta afección.

Tratamientos

La prioridad: calmar el picor

El picor es el síntoma constante de estas pieles. El rascado aumenta las irritaciones,  produciéndose un auténtico “círculo vicioso” que empeora la alteración que sufre la piel. Calmar el picor es imprescindible para tratar el problema. Es importante seguir ciertos pasos fundamentales:

  • Limpia suavemente tu piel con un producto específico enriquecido en elementos grasos y anti irritantes.
  • Aplica diariamente un producto hidratante y relipidizante corporal, tanto en el rostro como en el cuerpo

 

DERMATITIS ATÓPICA

5 Jul

Una de las consecuencias de ser alérgico a algún tipo de alimentos es que en un 99% se tiene PIEL ATÓPICA

Hay una pregunta que me hizo una vez un pediatra que nunca olvidaré.

Yo llevaba a mi hija mayor, la que nació con un 99,8% alérgica al huevo a una consulta con su médico, porque le salieron unos escemas de muy considerable importancia ya que se le formaron heridas y se despertaba con el pijamita pegado a su piel, a consecuencia de la sangre de las propias heridas. El médico, examinó a la niña y me miro fijamente y me pregunto ¿Señora, usted baña a su hija a diario? Yo perpleja, le respondí, pues claro y me contestó, pues a ver si va siendo usted menos limpia, me dejó con la boca abierta. Luego me dio una explicación. Al lavar cada día a mi hija, le estaba quitando el poco PH que ella tenía debido a su alta alergia y que con agua sola también la podía lavar, que no utilizara tanto jabón.

Así que cada día cuando subíamos del parque, le ponía el agua tibia, nunca caliente, la dejaba jugar un rato y al secarla la envolvía en la toalla, pero nunca la frotaba, para evitar quitarle el PH. Después le ponía un poco aceite corporal y a continuación una crema hidratante que contuviera UREA. Todo un ritual que había que cumplir, para intentar mantener su piel lo más hidratada posible.

Ahora os dejo un artículo que he sacado de la página web LA ROCHE-POSAY (laboratoire dermatologie) donde os explican técnicamente todo esto que yo os he contado. Está muy interesante.

La dermatitis atópica, una enfermedad alérgica de la piel que afecta a la piel extremadamente seca.

El ezcema atópico, también llamado dermatitis atópica, es una enfermedad de la piel que es cada vez más frecuente. Durante los brotes, la piel comienza a picar y entonces empieza a supurar antes de que se formen las ampollas. Para poder reducir el número de brotes, es fundamental evitar el contacto con los alérgenos y aplicar de manera regular cremas emolientes.

             SÍNTOMAS:

  • Una afección común de la pielEl ezcema atópico o dermatitis atópica es una afección común de la piel, que normalmente aparece alrededor de los 3 meses de vida, pero también se puede desarrollar a una edad más temprana. En los recién nacidos la dermatitis atópica se encuentra de manera más frecuente en la cara, sobre todo en las mejillas y en la frente. Cuando el niño crece, las lesiones se localizan principalmente en el cuello, en los pliegues de la piel que hay alrededor de los codos, en las muñecas y detrás de las rodillas. Después de cada brote, hay una fase de remisión. Estos brotes normalmente empiezan con una simple rojez en la piel que empieza a picar. La piel se vuelve seca y rugosa en algunas zonas, luego comienza a supurar antes de que se formen las ampollas.

            ORÍGENES:

  • La causa: piel extremadamente seca

    Muchas personas tienen una predisposición genética para la dermatitis atópica. Aquellos que están afectados por esta enfermedad tienen un sistema inmune muy reactivo. Además, la piel atópica muestra una extrema sequedad constitucional. Los alérgenos de nuestro medio ambiente pueden penetrar profundamente en las capas más bajas de la epidermis como consecuencia de la modificación de la barrera de la piel. Entonces, los alérgenos estimulan el sistema inmune, que reacciona de manera exagerada. Esto provoca que aparezcan los síntomas clínicos del ezcema atópico: picor, infamación y supuración. Los factores medioambientales también pueden explicar el aumento significativo de la dermatitis atópica en los últimos años: polución, fumador pasivo, etc.

    TRATAMIENTO:

    Tratamiento: dermocorticoides y cremas emolientes

    Durante los brotes: los dermatólogos prescriben cremas o pomadas que contienen corticoides, llamadas dermocorticoesteroides. Estos ayudan a tratar las lesiones tan pronto como aparecen. Una vez que han desaparecido las lesiones, las cremas emolientes devuelven la hidratación a la piel extremadamente seca. Esto también ayudará a prevenir los brotes. Las cremas para la piel atópica deben aplicarse por todo el cuerpo una o dos veces al día. Para reducir el número de brotes, te recomendamos que:

    • te duches en lugar de bañarte
    • utilices geles limpiadores suaves sin jabón y sin perfume
    • vistas con prendas de algodón en lugar de lana o prendas sintéticas
    • mantén una temperatura baja en la habitación

    Los síntomas de la dermatitis atópica por lo general desaparecen antes de la adolescencia. 

Historia verídica de superación a la intolernacia al huevo

2 Jul

Cómo superé mi alergia al huevo

Artículo sacado de el periódico El Mundo, en el podréis leer otra experiencia de otra madre, que al igual que yo, ha sufrido la lucha diaria por controlar el bienestar de su hija. Seguro que os habrá pasado algo muy parecido.

 

Hemos pasado cuatro largos meses de tratamiento, pero han merecido la pena. Mi hija, M.C.M., se ha portado como una auténtica campeona. Ha resistido sin rechistar los dos días por semana de hospital, las constantes reacciones de su terapia, la incertidumbre sobre si ésta funcionaría… y el temor de sus padres a que sufriera una reacción grave en casa, sin un médico al lado. Tiene nueve años y es alérgica al huevo. Cuando tenía nueve meses y lo probó por primera vez tuvo una reacción: Su piel se llenó de ronchas y comenzó a toser. Es asmática. Desde entonces no ha probado ningún alimento que contenga huevo o trazas de este alimento. Hasta hoy.

“Me encantan las magdalenas, no sabía que estuvieran tan ricas”, comenta mi hija, entusiasmada. Magdalenas, filetes empanados, croquetas, tartas de cumpleaños… Ahora puede disfrutar de muchos alimentos que antes no entraban en su dieta. Todo gracias a un tratamiento: la inducción de tolerancia oral (IOT) o desensibilización que ha seguido en el Servicio de Alergia del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid.

La alergia al huevo es, junto con la de la leche, la más frecuente. Según diferentes estudios pueden llegar a afectar al 1,7% de la población, en el caso de la leche, y hasta al 7,5%, en el del huevo. Ser alérgico a estos productos implica tener que seguir dietas muy restrictivas pero, sobre todo, tener un elevado riesgo de reacciones (síntomas cutáneos, respiratorios, digestivos o anafilaxia) por su ingesta o por entrar en contacto accidental con el producto.

A M. le ha pasado. “Un día mi abuela estaba friendo filetes empanados con huevo para mis hermanas y sin querer dio la vuelta a mi carne, que se estaba haciendo en otra sartén, con el mismo tenedor que estaba usando para los rebozados… Cuando me comí el primer trozo, ya empecé a ponerme mala”, relata.

Conseguir un tratamiento para eliminar las alergias es importante, manifiesta Teresa Boyano, alergóloga infantil del Hospital La Paz de Madrid, porque los descuidos pueden ocurrir en cualquier momento. “He visto una reacción alérgica en la cara de un niño porque su madre había comido galletas y luego le había dado un beso, o porque no ha caído en que determinado alimento lleva trazas de huevo, por ejemplo, las gulas que llevan albúmina de huevo, lo mismo que las patatas fritas congeladas”. 

Hace cuatro meses, M. comenzó la IOT en el Hospital Clínico. Allí le esperaba la doctora Mónica Rodríguez Álvarez. “La terapia diseñada para el tratamiento de la alergia alimentaria consiste en administrar dosis crecientes del alimento, bajo supervisión médica, hasta alcanzar la tolerancia a dosis completa (un huevo completo o 200 ml en el caso de la leche), es decir, que el paciente tome el alimento sin presentar reacción. La administración se realiza de forma controlada dando dosis progresivamente crecientes en días sucesivos hasta alcanzar la tolerancia”, afirma la especialista.

Paso a paso

Existen diversos protocolos para la desensibilización en varios hospitales de la capital y en el resto de España. El del Clínico se lleva a cabo de forma ambulatoria. Durante la primera semana de tratamiento acuden de lunes a jueves para recibir dosis crecientes del alimento (hasta cuatro diarias) que se administran cada 20 minutos.

“Dormía en casa de mis abuelos la noche anterior a la consulta porque me llevaban ellos y había que levantarse muy pronto. Mis padres trabajan y sólo pudieron venir conmigo unos pocos días. Cuando llegaba me tomaban la tensión y la saturación de oxígeno [oxígeno transportado por la hemoglobina en el interior de los vasos sanguíneos], también me auscultaban y, si todo estaba bien, me daban un vasito con batido de chocolate y clara de huevo. Esperaba 20 minutos para tomarme el segundo vaso, así varias veces. Luego tenían que pasar dos horas para desayunar. Mientras tanto jugábamos a la nintendo todos juntos: A., A., Á., Cl. y M., también pintábamos y leíamos cuentos”. A M. lo que más ‘rabia’ le da de ser alérgica al huevo no es el miedo a una posible reacción o tener que leer todas las etiquetas de los productos, sino “no saber a qué sabe el huevo”, comenta.

Una vez superada esta fase, el niño debe acudir de nuevo dos días en semana al hospital para recibir una dosis única de huevo, que va aumentando según la tolerancia. “Hubo días que sí me dio reacción. Alguna vez vomité y también me tuvieron que poner un aerosol con medicación porque soy asmática y no podía respirar, pero no me importó, sólo quería que terminara el tratamiento y poder comer todo lo que quisiera”. Cuando se produce una reacción durante los aumentos de las dosis se administra medicación para controlar los síntomas.

Seis meses más

Los días que no iba al hospital, M. tomaba en casa la dosis establecidas por el médico, con el fin de mantener dicha tolerancia. Tras cuatro meses, ya puede consumir alimentos que contengan huevo (bizcocho, mahonesa…) aunque le falta un último empujón para poder comer una tortilla o un huevo frito.

“Estará seis meses ingiriendo en casa 33 mililitros de clara de huevo (lo que corresponde a un huevo crudo completo) mezclada con 33 mililitros de batido de chocolate y comiendo alimentos que contengan huevo, además de su medicación correspondiente. Pasado ese plazo, acudirá al hospital donde se le administrará el primer huevo entero”, insiste Rodríguez Álvarez.

La desensibilización al huevo o a la leche “es un procedimiento en fase experimental que se está aplicando en varios hospitales. Aunque hay mucho ruido mediático, de momento sólo es experimental”, declara la doctora Boyano. Pese a ello, “en la mayoría de los trabajos publicados, la tasa de éxito tras la desensibilización se encuentra en torno al 80%, sin embargo en un estudio publicado en 2008, en el que se incluyeron únicamente pacientes con elevada sensibilización, la tasa de éxito descendió hasta el 36%. Esto lleva a pensar que en las personas con alergia grave, este tratamiento fracasa en un elevado porcentaje de casos”, recuerda Rodríguez Álvarez.

A largo plazo

Pese a estos datos, “hasta el momento actual, nuestra experiencia con el tratamiento de desensibilización es de una tasa de éxito del 100% , para pacientes alérgicos a la leche y del 93% para los alérgicos al huevo”. En este servicio, cuentan con datos de seguimiento a pacientes de 12, 24 y 36 meses que confirman que manteniendo la ingesta diaria del alimento, dos o tres veces por semana, la tolerancia se mantiene.

No obstante, la especialista del Clínico advierte de que “es un tratamiento que debe realizarse en centros que reúnan las condiciones necesarias, medios técnicos suficientes y con personal entrenado en el control y tratamiento de las reacciones alérgicas en el caso de que estas se produzcan. Además, son necesarios más estudios para establecer si la IOT produce curación a largo plazo entendida como tolerancia persistente sin ingesta regular del alimento”, agrega.

A M. sólo le quedan unos meses por delante para tener el alta hospitalaria. Cuando llegue el momento, en el mes de agosto, tomará bajo supervisión médica su primer huevo entero, en forma de tortilla, huevo duro o frito. Si ‘supera la prueba’, podrá añadir el alimento a su dieta como cualquier niño no alérgico.

“Para mantener la tolerancia, el paciente debe continuar tomando al menos 200 ml de leche al día (un vaso de leche al día) o un huevo entero al menos tres veces en semana, lo que equivale desde nuestro punto de vista a una normalización de la dieta“, concluye la doctora Rodríguez Álvarez.

ALERGIAS EN GENERAL

14 Jun

Alergias

Las enfermedades y los síntomas alérgicos son cada vez más frecuentes en nuestra sociedad. Hoy hay un solapamiento entre manifestaciones clásicas alérgicas y cuadros derivados de la contaminación atmosférica. Los síntomas estacionales (otoño, invierno) casi se diluyen, hoy en día, con expresiones cada vez más constantes. Las infecciones intercurrentes, especialmente los procesos virales acentúan estos cuadros y generan confusión en la clínica. Se manifiestan por enfermedades de las vías respiratorias altas (órganos por encima de la laringe) y bajas, como el asma, junto a reacciones conjuntivales, cuadros dermatológicos (urticarias, angioedema, ezcemas atópicos, dermatitis), alergias, intolerancias alimentarias e intolerancias a grupos de nutrientes entre los que destacan los que tienen gluten, lactosa, caseína o fructosa.
El sistema inmune es “la policía y el ejercito del organismo”. Su papel es vital frente a la defensa contra bacterias, virus, hongos y también tumores. Un cuadro alérgico representa una alteración del sistema y una sobreexcitación de su respuesta. Tratar los síntomas exclusivamente con antihistamínicos, broncodilatadores o corticoides significa tratar la sintomatología sin buscar el origen del problema. Esto es lo que normalmente ocurre con la gran mayoría de los pacientes alérgicos, sometidos a pruebas alergológicas tradicionales que buscan encontrar “la causa” para proceder a la retirada de determinados alérgenos. Hoy muchos pacientes tienen hipersensibilidad ante químicos, tóxicos medioambientales, conservantes y/o colorantes alimentarios, los cuales no son valorados en estas pruebas alergológicas .

En CMI-Clínica Medicina Integrativa se realiza  un estudio en profundidad del sistema inmune y de los órganos que suelen expresar la clínica de la alergia. En nuestras consultas vemos pacientes alérgicos con historias muy similares: normalmente presentan problemas intestinales con alteraciones del ritmo intestinal, predominio de estreñimiento, crisis diarreicas, etc. Estos pacientes también  han padecido infecciones de vías respiratorias altas (sinusitis, otitis, faringitis de repetición), o han recibido ciclos de antibióticos algunas veces ya con productos de amplio espectro para desembocar finalmente, en alteraciones respiratorias más importantes: broncoespasmos, bronquiolitis, disnea, crisis de asma.
Hay que dar tanta importancia al intestino como a otras mucosas del organismos si se quiere reducir las manifestaciones de la enfermedad porque desde nuestra experiencia-como ya de la de otros especialistas-el enfoque debe ser global. No hay que olvidar que el 70% del sistema inmune está vinculado al sistema digestivo y este suele ser, en numerosas ocasiones, el gran olvidado por la alergología.
En nuestra sociedad reina un ambiente químico: en el medio ambiente y en los numerosos aditivos alimentarios, en la importante influencia de los plásticos que a través de compuestos derivados como el potente bis-fenol A o los xenoestrógenos (compuestos químicos parecidos a los estrógenos femeninos) nos rodean. Estos factores ambientales y alimentarios tienen un papel cada vez más determinante en los procesos alérgicos. Los primeros contactos son digestivos. Los metales son otros grupo importante. Las alergia a metales incluidos como el grupo de investigación MELISA señala a incluso metales de uso biológico en implantes dentales o prótesis. Las alergias y la hipersensibilidad frente a metales suelen ser el inicio de procesos reumatológicos posteriores al deteriorar la función del sistema inmune.
Hay casos extremos que hace años no se contemplaban como el grupo de pacientes que se engloban bajo el SÍNDROME QUÍMICO MULTIPLE, un grave cuadro alérgico que merma la calidad de vida de los pacientes, que son hipersensibles a agentes químicos presentes en desodorantes, jabones, cosméticos y perfumes, tintas de todas clases-periódicos o impresoras-, pinturas, gases de automóviles, tinta de los periódicos o de impresoras, productos de limpieza, ozono, mobiliario, plásticos, metales. Se ven obligados a vivir con máscaras o aislados del resto de la sociedad, paliando su híper-respuesta ante un mundo químico que les rodea.

Un artículo sacado de la página web Clínica Médica Interactiva, en ella podréis encontrar bastante información sobre muchas enfermedades, visitarla.